NOTICIAS de BIOLOGIA y GENETICA


Toda la actualidad en ciencias biológicas y genética.

El ciervo del escudo de Chile y la batalla por evitar su extinción

Durante diez años (concretamente desde el año 2004), un equipo de expertos en vida silvestre que trabajan para la Fundación Huilo Huilo tienen el propósito de reproducir huemules en ambiente controlado. El hemul, que se encuentra el peligro de extinción, es un tipo de ciervo del extremo sur del continente americano que figura en el escudo nacional de Chile, como podéis ver en el vídeo que encabeza esta entrada.

A juicio de los científicos implicados en el proyecto, el objetivo de lograr que la región chilena de Los Ríos vuelva a tener una población considerable de huemules puede constituir la última oportunidad de que esta especie animal escape de la extinción: actualmente, el hemul cuenta con una población estimada en menos de 2.000 ejemplares, según datos de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN).

Vía | Sinc

Publicada el 22 July 2015 | Wed, 22 Jul 2015 16:51:56 +0200

Las perversas costumbres sexuales de los pingüinos Adelia que se difundieron en un libro clandestino

Pingc3bcinos AdeliaEn su celebérrimo Los pingüinos antárticos, George Murray Levick vertió todo lo que hubo aprendido de los pingüinos durante su exploración polar, concretamente la región interior (mientras Robert Falcon Scott se adentraba en los espacios australes de la Antártida entre 1911 y 1912).

Atrapados en el hielo, y sin posibilidad de regresar hasta que llegara la primavera, Levick tuvo que guarecerse en una cueva de hielo en un lugar bautizado como Isla Inexpresable, una cueva construida en marzo de 1912 por el grupo norte de la Expedición antártica británica (1910-13), comandada por Victor Campbell. Con tanto tiempo por delante, Levick pudo examinar con detalle cómo vivían los pingüinos. Pero no todo lo reflejó en su libro. Hubo cosas que le provocaban demasiado pudor.

Todo lo que Levick nos ocultó

En Los pingüinos antárticos leemos cosas maravillosas de los pingüinos, como la ternura de estas criaturas o sus relaciones monógamas. Sin embargo, Levick contempló algunas costumbres sexuales tan aberrantes que las notas en su cuaderno ya no eran inglés, sino en griego, a fin de que nadie de su entorno pudiera leerlas.

Eran detalles como coacción sexual, abusos sexuales, “asesinato” y necrofilia. Todas estas notas quedaron fuera de su célebre libro, pero las reunió en otro, un ensayo más modesto, casi clandestino, que tituló Las costumbres sexuales del pingüino Adelia. El texto pasó de mano en mano casi como si fuera una novela erótica.

El ensayo se perdió para siempre hasta que en 2012, Douglas Rusell, responsable de las aves en el Museo de Historia Natural de Tring, encontró fortuitamente un ejemplar, sacándolo de nuevo a la luz.

¿Qué cosas se podían leer en aquel texto casi secreto? En el reciente libro Sexo en la Tierra, escrito por Jules Howard, se plasman algunos fragmentos extraídos, a su vez, de la revista especializada Polar Record, que las publicó en el 2012:

(…) grupitos agresivos de media docena o más de individuos (…) que pasan el tiempo en las cercanías de los montículos, incordiando a sus habitantes con constantes actos de depravación”. Según Levick, nada parecía poder poner coto a la lujuria de aquellos machos: lo intentaban incluso con hembras heridas, cadáveres o polluelos (uno, al parecer, “sufrió abusos en presencia de sus propios padres”). A falta de pollos o cadáveres, algunos machos optaban simplemente por aparearse con el suelo, consiguiendo eyacular.

El pingüino adelia (Pygoscelis adeliae) es, junto con el pingüino emperador, una de las dos únicas especies de pingüinos que viven en el continente antártico, propiamente. Esta especie es común a lo largo de toda la costa antártica e islas cercanas. En 1830, el explorador francés Dumont D'Urville lo bautizó en honor a su esposa, Adélie.

Publicada el 22 July 2015 | Wed, 22 Jul 2015 11:00:19 +0200

La decapitación como forma de estimular la cópula

Mantis ReligiosaEl enorme abanico de prácticas sexuales llevadas a cabo por las distintas especies animales pone de manifiesto que el Kama Sutra es un libro más bien soso y monocromo, sobre todo si atendemos al embarazo con el que hemos abordado a menudo los temas sexuales humanos, medición de penes incluido. Basta con echar un vistazo a cualquier método de cópula para empezar a pensar que estamos ante una novela de ciencia ficción.

Por ejemplo, el sexo que practica la mantis religiosa. ¿Cómo es posible que el sexo culmine con la decapitación y/o engullimiento del macho? Según un artículo de K. D. Roeder, del Tufts College, Massachisetts, publicado en Biological Bulletin bajo el título “Un análisis experimental del comportamiento sexual de la mantis religiosa”, de 1935, se informaba que esta práctica podría tener una ventaja evolutiva.

Al parecer, lo que Roeder descubrió es que si la hembra decapitaba al macho, éste, después de recuperarse de la conmoción (tras unos diez minutos), “intentaba copular e forma violenta con cualquier objeto largo y redondeado, como un lápiz o un dedo”, escribe Ian Crofton en su libro Historia de la ciencia sin los trozos aburridos. Como explican en Naukas:

En las mantis, los movimientos copulatorios están controlados por unos nervios que se encuentran en el último ganglio abdominal. Estos movimientos están normalmente controlados por centros inhibidores situados en el ganglio subesofágico (cerca de la cabeza). Cuando la hembra devora la cabeza de su pareja, ya no hay nada ya que inhiba los movimientos copulatorios. Lo que queda del macho se convierte en una máquina del sexo. Intentará copular con todo lo que se le ponga por delante que tenga un tamaño o forma vagamente aproximados al de la hembra.

Aun así, lo cierto es que no es un comportamiento tan habitual como vulgarmente se piensa y sólo ocurre en un limitado número de especies.


Mantis religiosa: Sexo mortal por raulespert

Publicada el 7 July 2015 | Tue, 07 Jul 2015 17:37:38 +0200

Se halla un cempiés que vive en la cueva más profunda del mundo y lo bautizan en honor a Hades

Image Content 3301853 20150630183002Geophilus hadesi, por Hades, el dios del inframundo en la mitología griega, es el nombre que le han puesto a este cempiés que vive nada menos que a 1.100 metros de profundidad de la superficie de la Tierra, en una de la cueva más profunda jamás encontrada, concretamente en en tres cuevas en Velebit (Croacia).

Esta nueva especie de cempiés ha sido descubierto por la Sociedad Croata de Bioespeleología (Croacia), que ha publicado los datos del hallazgo en la revista ZooKeys. Los ciempiés son carnívoros y sobreviven a base de una dieta a base de otros animales invertebrados, por ello tiene mandíbulas provistas de glándulas venenosas y largas garras de forma curva para capturar y mantener a su presa con firmeza.

Según Pavel Stoev, del Museo Nacional de Historia Natural, en Sofía (Bulgaria) y líder del estudio:

Cuando vi por primera vez el animal y su llamativa apariencia, inmediatamente me di cuenta de que era uno nuevo, hasta ahora sin nombre y altamente adaptado a las especies del entorno de la cueva. Este hallazgo viene a demostrar una vez más lo poco que sabemos sobre la vida en las cuevas, donde incluso en las áreas mejor prospectadas, todavía se puede encontrar animales increíbles.

Vía | La Razón

Publicada el 5 July 2015 | Sun, 05 Jul 2015 08:38:45 +0200

El caso en el que dos especies diferentes colaboran entre sí

Coyote 718117 640En el reino animal se produce en ocasiones la colaboración entre miembros de la misma especie. Pero ¿entre diferentes especies? Entre, por ejemplo, ¿un tejón y un coyote?

No, se trata de una fábula de Esopo o un cuento infanta. La estrecha colaboración para obtener un bien mayor entre un tejón y un coyote se estudió en la reserva natural de Elk, en Wyoming. El fin de la colaboración era cazar ardillas.

Este tipo de colaboración interespecies la describe así Yochai Benkler en su libro El Pingüino y el Leviatán:

Los coyotes, que son más rápidos y ocupan más territorio, buscaban ardillas y, cuando localizaban alguna, se lo indicaban a los tejones. Éstos, que son cazadores subterráneos y capturan a sus presas atrapándolas en túneles sin salida, sabían así dónde escarbar y ponerse al acecho. Las ardillas de tierra estaban atrapadas entre la espada y la pared.

Según los científicos que estudiaron aquel ejemplo de cooperación, su existencia puede tener lugar porque así ambas especies tienen más oportunidades de aparearse o ser cazadores más eficaces y, en consecuencia, disponer de más alimentos para su descendencia. Cualquier peculiaridad genética que propiciara este comportamiento, así, se transmitiría a la siguiente generación.

Colaboración entre competidores

Chimpanzee 751238 640La colaboración entre especies distintas resulta llamativa, pero también lo es la colaboración entre miembros de una misma especie que compiten por un mismo bien. Es el caso que describe Frans de Wal en su libro La política de los chimpancés, donde se presentan a tres chimpancés macho: Yeroen (el más viejo), Luit (el segundo) y Nikkie (el tercero).

Al parecer, Nikkie era particularmente inteligente, y prestó su ayuda a Luit para destronar a Yeroen, y luego formó una alianza con Yeroen para derrocar a Luit y convertirse en el macho dominante.

Había mucho en juego: en la jerarquía de los chimpancés el rango se traduce en oportunidades para el apareamiento. Yeroen, Luit y Nikkie no eran hermanos ni primos; eran competidores. Con todo, encontraron la manera de cooperar de forma continuada para mejorar su aptitud.

Imágenes | Pixabay

Publicada el 3 July 2015 | Fri, 03 Jul 2015 08:24:39 +0200

Cómo electrocuta una anguila generando 600 voltios de electricidad

Imaginad una pistola paralizante Taser. Es la mejor analogía para entender cómo funciona la descarga producida por una anguila eléctrica. Con una diferencia: una Taser proporciona 19 pulsos de alto voltaje por segundo, mientras que la anguila eléctrica produce 400 pulsos por segundo. La anguila sería capaz de derribar a un caballo.

Es la conclusión a la que ha llegado un estudio publicado por la revista Science por parte de Kenneth Catania, de la Universidad de Vanderbilt. Una anguila eléctrica puede generar alrededor de 600 voltios de electricidad, como podéis ver en el vídeo que encabeza esta entrada, que ha sido registrado en alta velocidad (a 1.000 fotogramas por segundo), para poder verse a cámara lenta. Produce tres tipos diferentes de descargas eléctricas: pulsos de baja tensión para estudiar su entorno, secuencias cortas de dos o tres pulsos de milisegundos de alta tensión emitidos mientras caza; y descargas de alta tensión, pulsos de alta frecuencia al capturar presas.

Publicada el 28 June 2015 | Sun, 28 Jun 2015 07:49:19 +0200

Así es como mata el tiburón zorro: con su cola a modo de látigo

El tiburón zorro (Alopias pelagicus) tiene una larga y mortífera cola. No en vano, es la parte de su cuerpo que usa para matar a sus presa, a modo de látigo, tal y como podéis ver en el vídeo que encabeza esta entrada. Para obtener estas imágenes, los nvestigadores se sumergieron en las aguas de Filipinas y grabaron con cámaras submarinas 25 ataques a bancos de sardinas cercanas a la isla Pescador.

El latigazo que lanza el tiburón tiene una velocidad de 24 metros por segundos es capaz de matar hasta siete sardinas, así como atontar a tantas otras. Este tiburón habita en las aguas de los océanos Índico y Pacífico.

Publicada el 27 June 2015 | Sat, 27 Jun 2015 19:21:58 +0200

Contemplando cómo una medusa regenera su cuerpo

En el vídeo que encabeza esta entrada podéis ver con detalle cómo una medusa común (Aurelia aurita) regenera su cuerpo dañado. Para recuperar una extremidad amputada reorganiza las partes del cuerpo que le quedan para recuperar su simetría radial, esencial para moverse por el océano. Así lo confirma un estudio, publicado en PNAS, y liderado por el California Institute of Technology.

En menos de cuatro días desde la amputación de parte de su cuerpo, las medusas jóvenes son capaces de regenerarse, volver a centrar la estructura oral, y reconstruir las conexiones musculares, según los investigadores de este estudio.

Vía | Sinc

Publicada el 16 June 2015 | Tue, 16 Jun 2015 14:29:59 +0200

La extrema delicadeza de un árbol

Digital Art 426831 640A pesar de su aspecto, su inmensidad, la dureza de su tronco, la fortaleza de sus raíces, capaces de llegar lejos en busca de agua y nutrientes, los árboles son criaturas extremadamente delicadas.

Su vida se desarrolla en tres capas de tejido delgadas como el papel: el floema, el xilema y el cambium. Todas ellas están justo debajo de la corteza.

Tal y como lo describe Bill Bryson, con su especial gracia, en su libro Un paseo en el bosque:

Por más alto que crezca, un árbol no es más que unos pocos kilogramos de células vivas escasamente esparcidos entre las raíces y las hojas. Estas tres diligentes películas celulares se encargan de toda la ciencia y la ingeniería necesarias para mantener un árbol con vida, y la eficiencia con la que lo logran es uno de los grandes milagros de la vida.

A pesar de parecer criaturas estáticas y silenciosas, trabajan sin cesar. En un día caluroso, un árbol de grandes proporciones es capaz de extraer varios hectolitros de agua de las raíces hasta las hojas, a través de las cuales regresa a la atmósfera.

Branches 238379 640

Los árboles también fabrican lignina y celulosa, regulan el almacenamiento y producción de tanino, savia, goma, aceites y resinas, distribuyen minerales y nutrientes, transforman los almidones en azúcares para crecimientos futuros (y de ahí es de donde sale el jarabe de arce) y solo Dios sabe cuántas cosas más.

Habida cuenta de que estos procesos tienen lugar en unas capas tan finas, los árboles son vulnerables a los ataques de organismos invasores. Estos organismos son capaces de provocar una gran destrucción. Como el caso de la Endothia parasitica en el castaño americano, que penetra en el árbol, devora las células del cambium y acaba con él en poco tiempo.

Este hongo asiáticos, llegado probablemente con un cargamento de árboles o maderos infectados, destruyó miles de castaños de los Apalaches a principios del siglo XX. La tasa de mortalidad era del cien por cien porque las esporas se propagaban por el aire.

Afortunadamente, los árboles también cuentan con sus propios mecanismos de defensa:

El motivo por el que el árbol del caucho segrega látex cuando se le hace un corte es que así les dice a los insectos y otros organismos: “No está bueno. Aquí no hay nada para vosotros Fuera”. Los árboles pueden también plantar cara a criaturas destructoras como las orugas saturando sus hojas de tanino, lo que hace que estas sean menos apetitosas y anima a las orugas a buscar mejores manjares. Cuando un plaga es especialmente seria, algunos árboles son incluso capaces de comunicarlo. Ciertos tipos de roble segregan una sustancia química que avisa a otros robles próximos de que hay un peligro cerca. Los robles vecinos reaccionan entonces incrementando la producción de tanino para poder resistir mejor el ataque que se avecina.

En Xataka Ciencia | El hombre que empezó a plantar árboles en una isla y ya tiene un bosque mayor que Central Park

Publicada el 6 June 2015 | Sat, 06 Jun 2015 23:34:11 +0200

Criaturas submarinas desconocidas grabadas en vídeo por primera vez

Las criaturas abisales, que habitan en profundidas submarinas donde ni siquiera alcanza la luz del sol, todavía son grandes desconocidas para la ciencia. Poco a poco podemos ir descubriendo las primeras, como éstas que acaban de localizarse en Puerto Rico. Aquí arriba podéis ver un vídeo en el que aparecen registradas.

La morfología tan extravagante de estas criaturas se debe a la presión, que a esta profundidad resulta inmensa. Por eso la mayoría son peces aplanados. O disponen de material reflectante en las escamas para brillar en la oscuridad. Otros emiten luz. O tienen el cuerpo transparente.

La fosa de las Marianas es la más profunda fosa oceánica conocida y el lugar más profundo de la corteza terrestre. Se localiza en el fondo del Pacífico noroccidental, al sureste de las islas Marianas, cerca de Guam. Su punto más profundo es llamado abismo Challenger con 11.034 m de profundidad y una presión de 110.000 kPa.

Vía | Gizmodo

Publicada el 3 June 2015 | Wed, 03 Jun 2015 21:47:33 +0200